LOS PROBLEMAS DE PERSONALIDAD

Cuando una persona sufre y adopta por ello conductas «raras» a los ojos de los demás, decimos que tal persona padece un «trastorno psicológico» (p.ej., ansiedad, depresión, etc). Sin embargo, otras veces oímos decir que algunas personas sufren «trastornos de personalidad» (p.ej., un trastorno límite, o narcisista, etc.). ¿Qué significan estos conceptos? ¿En qué se diferencian los problemas psicológicos comunes de los llamados «de personalidad»?

Un problema psicológico simple, tal como un proceso ansioso o depresivo, obedece a un conflicto concreto de una persona fundamentalmente madura y equilibrada, salvo en lo referido a ese conflicto. Dicha dificultad puede referirse a otra persona o circunstancia determinada, una experiencia particularmente dolorosa, ciertos momentos difíciles de la vida, etc. Pero, una vez afrontada y resuelta la crisis, esa persona recupera fácilmente la totalidad de su carácter básicamente maduro y satisfecho.

Los problemas de personalidad, en cambio, afectan a todo el carácter del individuo, a su forma global de ser y funcionar en el mundo, por lo que hay pocas facetas maduras en su personalidad. El DSM-IV, actual vademécum de los problemas mentales, considera 10 trastornos básicos de personalidad: 1) paranoide, 2) esquizoide, 3) esquizotípico, 4) antisocial, 5) límite (TLP), 6) histriónico, 7) narcisista, 8) evitativo, 9) dependiente, 10) obsesivo-compulsivo. Lo que caracteriza a todos ellos, independientemente de sus síntomas y conductas externas, es una insatisfacción e inadaptación más o menos extremas a la vida, esto es, la soledad íntima, la inmadurez, el desamor, el miedo. Son todas ellas personas que, por mil obstáculos e interferencias en su desarrollo infantil, no han podido crecer y sentirse adecuadamente seguras del mundo y de sí mismas. Por ello no son felices y, desde luego, no pueden hacer felices a los demás.

Por supuesto, los síntomas de los trastornos psicológicos simples y los de los problemas de personalidad son idénticos; lo que diferencia a los segundos de los primeros es simplemente su cantidad y perpetuidad. Por ejemplo, una persona fundamentalmente madura puede sufrir de repente un trastorno obsesivo, perfectamente circunscrito e incapaz de afectar otras áreas de su vida. Pero si la vida entera de una persona resulta invadida por síntomas obsesivos -en todos los momentos y circunstancias-, entonces hablamos de «trastorno obsesivo de personalidad». En todos los casos, sin embargo, así como el moho sólo nace en los sitios húmedos y oscuros, la cantidad de cualesquiera síntomas neuróticos será proporcional al número e intensidad de las heridas psicológicas sufridas por el individuo desde su infancia.

Desgraciadamente, tal como insisto a menudo en estos artículos, en la actualidad se descuida enormemente el cuidado y amor que se debe a los niños, por lo que están incubándose gran número de futuros trastornos de personalidad. «Educar» a un niño no es simplemente alimentarlo, vestirlo, llevarlo a guarderías y colegios, enseñarle determinadas normas, llenarlo de conocimientos y habilidades intelectuales, y abrumarlo con juguetes o caprichos. No. Educar significa fundamentalmente dar cariño, aceptación y cuidados psicofísicos. únicos cimientos de la futura autoestima, autonomía y felicidad de las personas. Todo lo que se aleje de esto es pura dominación de los mayores sobre los pequeños, egocentrismo adulto, modos de transmisión y perpetuación del sufrimiento.

Como los problemas de personalidad tardan largos años en gestarse, tardarán igualmente mucho tiempo en superarse -suponiendo que los afectados decidan intentarlo, vía psicoterapia-. Pues lo que subyace a todo trastorno de personalidad es, siempre, el desamor, el miedo, la culpa y la rabia, emociones profundamente arraigadas en el corazón de la persona y, por ello, muy difíciles de desenmascarar y exorcizar. Lo dificulta, además, la propia desconfianza del sujeto frente al terapeuta y, por supuesto, su miedo a dejar de ser él mismo. ¡Los seres humanos nos aferramos incluso a nuestros sufrimientos!

En general, no podemos «eliminar» absolutamente un trastorno de personalidad, ya que sería como querer modificar por completo la estructura de un edificio sin demolerlo previamente. Pero sí podemos hacer importantes «reformas» en él, volverlo mucho más habitable, contribuir a que el sujeto se sienta mucho más cómodo y satisfecho consigo mismo, las personas y la existencia.

JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

MUJERES VIOLENTAS CON SUS PAREJAS

OTROS AUTORES

Entrevista a la Dra. Beatriz Literat
Fuente: http://www.revistabuenasalud.com/

 

Cuando se habla de conductas violentas intrafamiliares, muchas veces se omite mencionar las conductas violentas de las mujeres. Violencia con la pareja, con los mayores y con los hijos. Este tipo de situaciones, que no constituyen la llamada “violencia de género”, debe ser conocida  para prevenir y tratar sus consecuencias.

¿Qué porcentaje de mujeres violentas existe en relación a los hombres violentos?

No hay una cifra exacta que podamos mencionar, pero la violencia en las mujeres existe aunque está menos divulgada que la de los hombres.

¿Por qué?

Por cuestiones de tipo cultural; no es tan frecuente que los hombres denuncien malos tratos o abusos por parte de sus mujeres, aunque los haya.

¿Cómo se ejerce la violencia con el cónyuge?

A través de conductas que tienen que ver con la sexualidad, por ejemplo negándose a tener actividad sexual con la pareja, descalificándolo sexualmente, comparándolo con otros hombres, culpabilizándolo por su falta de deseo sexual o por no sentirse satisfecha. Esta es una de las maneras directas, en otros casos puede ser a través de los hijos. Existe el abuso materno hacia los hijos que muchas veces queda encubierto y del cual no se habla porque queda incluido en las disputas de la pareja.

¿Cómo es esto?

Como la madre generalmente se hace cargo de los bebés y supervisa a los hijos mayores cuando están en la etapa escolar, tiene más oportunidades de disfrazar las actitudes violentas con presuntas exigencias lógicas en beneficio de la crianza o de la educación de los hijos. Por ejemplo, descalificaciones y castigos físicos o penitencias exageradas cuando los chicos no se comportan como ellas pretenden o porque no alcanzan los objetivos que ellas fijan. Esto no tiene nada que ver con la correcta puesta de límites que toda madre tiene la obligación y el derecho de hacer. Estamos hablando de violencia encubierta dirigida hacia el marido.

¿El marido no se da cuenta de esto?

Muchas veces sí y cuando interviene, puede suceder que la mujer enfoque su ira hacia él, diciendo que la está desautorizando frente a los hijos. La mujer con rasgos violentos tiene una conducta que provoca confusión en los niños y en el marido, ya que sostiene sus actitudes con cierta lógica o, si se da cuenta de que ha obrado mal, oculta su culpa con pretextos en los cuales los responsables son los hijos, por su mal comportamiento y el marido, por no apoyarla o por no estar nunca en la casa.

¿A qué se debe la violencia femenina?

El origen de estas conductas suele ser la falta de modelos pacíficos y asertivos en la infancia y adolescencia y, por el contrario, la presencia de modelos familiares y del  entorno social violentos, que se van introyectando como estilo de comportamiento. Al instalarse como hábitos constantes de respuesta, al llegar a la adultez, se producen en forma automática. En muchos casos la mujer cree verdaderamente que lo que hace está bien, porque no conoce otro modo de respuesta; en otros, se arrepiente y se culpa por su actitud, pero en el momento de los hechos, no puede evitar sus propios impulsos, no puede frenar a tiempo.

¿La conducta se transforma en un hábito?

Exactamente, por eso es tan difícil modificar estas penosas situaciones. Además la sociedad está instalando recursos y dispositivos de protección para las víctimas, pero muy pocos para la reeducación de las personas violentas, que son muchas más de las que se supone. Sumado a esto está el secreto, el encubrimiento por la vergüenza que genera esta situación familiar y la resistencia de muchas mujeres a una terapia, cuando no reconocen que existen otras formas de manejar los eventos de la vida sin tener que llegar a las agresiones.

¿Tienen un perfil particular estas mujeres?

Pueden ser exigentes y severas o también muy cariñosas y atentas, pero cuando se dispara una situación que les provoca ira, actúan insultando, descalificando, golpeando o poniendo castigos desmesurados para lo que suponen una falta. De un estado de ánimo calmo pasan al impulso agresivo sin medias tintas y ello produce en el cónyuge y en los hijos terribles confusiones; una mamá normal de pronto se vuelve una amenaza imparable; los chicos no la pueden reconocer y, con el tiempo, al repetirse una y otra vez estas conductas, crecen con miedo y desconfianza, se sienten malos ellos mismos y pueden llegar a desarrollar enfermedades psicosomáticas o psiquiátricas. Existen madres que llevan a los niños al médico diciendo que se cayeron en la escuela cuando han sido ellas las que los castigaron y, al tomar conciencia de la gravedad del hecho, se asustan pero no saben como controlar sus impulsos y estas consultas médicas se repiten una y otra vez, inclusive, a escondidas del marido.

¿La violencia es siempre hacia el marido y los hijos o también hacia otras personas de la familia?

La personalidad con rasgos violentos acciona hacia cualquier miembro de la familia, el único límite es la posibilidad del otro de rechazar la agresión. Pueden agredir a padres ancianos, a suegros o a la mucama, si estos no tienen la capacidad de frenar esta conducta.

Hay que entender que habitualmente la mujer puede ser muy afectuosa y razonable pero de pronto, estalla incontrolablemente tomando por sorpresa a la persona que está con ella. Existen sin embargo matices de violencia; a veces la agresión es más sutil, aunque no menos dañina para el otro, a través de la ironía o la burla.

¿Qué le sucede a una mujer para que actúe de ese modo?

Siente que está acorralada por ciertas situaciones que se le escapan de las manos; exigencias sobre ella misma que no puede afrontar, sensación de impotencia; se siente amenazada por la oposición de los demás o desbordada por lo que siente como falta de apoyo y colaboración en situaciones domésticas o de otro tipo. En oportunidades las exigencias que tiene que afrontar no son imaginarias sino reales, pero no sabe como pedir ayuda y muchas veces ella misma presenta ante la familia una imagen de autosuficiencia, por lo cual nadie supone que necesita colaboración o ayuda. Su irritación, entre tanto, va creciendo, sin poder encontrar modos correctos y asertivos para manejarse frente a determinadas circunstancias con sus seres queridos. Debemos señalar, que ella realmente ama a su familia pero proviene de un entorno disfuncional que le mostró ejemplos que ella absorbió como válidos y los reitera.

¿Qué debería hacer la familia para cambiar esta penosa situación?

Como dije antes, a veces la familia tiene el mismo modelo de comportamiento, por lo cual no lo consideran extraño, otras veces temen enfrentar a la mujer o creen que ella se dará cuenta sola y cambiará sus actitudes voluntariamente. En la mayoría de los casos la familia no sabe adonde recurrir por ayuda. Lo que se debería lograr es que esta mujer, que es una verdadera víctima de sus propios impulsos, realizará un tratamiento en el cual se le enseñarán modos asertivos de relacionarse con su entorno y aprender a hacer frente a situaciones que la angustian, de un modo pacífico. Esto requiere un proceso terapéutico que debería existir a nivel público, no solamente en forma privada, ya que, según mi opinión, estas esposas y madres de familia, en muchísimos casos sufren mucho su propio descontrol y necesitan una rehabilitación a la cual puedan acceder, para que el grupo familiar pueda funcionar adecuadamente.

Dra. Beatriz Literat

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

LA CIENCIA DESENMASCARA AL FEMINISMO RADICAL

Entrevista a Gerahrd Amendt, sociólogo
Por: Pepe Fernández

Fuente: http://acratasnew.blogspot.com.es/

 

Parece de Perogrullo, pero todos los estudios realizados en diferentes países y culturas concuerdan: la violencia doméstica física es cosa tanto de hombres como de mujeres, puntuando estas últimas incluso un poco por encima de los hombres (media 60% de los casos). Así nos lo dice el investigador Gerhard Amendt, cuyo exhaustivo estudio titulado Scheidungsväter —»Padres divorciados»—, traducido al inglés como «I did not divorce my kids» por la Chicago University Press, ha causado un gran revuelo en Alemania. En ese país, las llamadas Frauenhäuser (casas de acogida a mujeres maltratadas) no han dejado de aumentar a buen ritmo, sin que haya razón científica para ello, nos dice Gerahrd Amendt.

G.A.: —»Está demostrado que tanto hombres como mujeres son igual de violentos en el círculo de la familia, entre ellos así como contra sus propios hijos. Lo que está haciendo el Instituto de la Mujer alemán a través de las Frauenhäuser es politizar completamente el asunto y criminalizar al hombre sólo por serlo, es un auténtico lavado de cerebro lo que se hace en esas instituciones que choca contra la realidad de las cifras de la mayoría de los estudios. Es algo intolerable y propio de épocas oscurantistas la persecución a los hombres que se está llevando a cabo en países como España y Austria —nos dice—. En Austria, por ejemplo, ha aparecido una campaña televisiva pagada con dinero de todos los contribuyentes donde se muestra la naturaleza del hombre-padre como la de un animal agresivo y a la mujer como a la victima propiciatoria.

A: —¿Se refiere a la campaña «Verliebt. Verlobt. Verprügelt» de la TV pública austrica ORF?

G.A.: —»Exacto, y esto no tiene nada que ver con la ciencia, es pura caza de brujas contra los padres de familia. Hoy sabemos más que hace 20 años acerca de las condiciones de la pareja y la familia que desencadenan en violencia. Cientos de estudios en Canadá y los EEUU que dicen que las mujeres son tan violentas y agresivas como los hombres, y en algunos casos incluso recurren más ellas a la violencia corporal. En la fase de divorcio es cuando los episodios de violencia se producen con más frecuencia y las mujeres incurren más en ellos, a pesar de la publicidad institucional y el discurso de lo políticamente correcto que muestran la imagen contraria.»

Efectivamente, el estudio realizado en la ciudad alemana de Bremen, por ejemplo, por el equipo de nuestro invitado, no deja lugar a dudas, del 30% del total de los episodios de violencia que se dieron durante todo el tiempo de la relación, estos ocurrieron durante la fase de divorcio, de ese 30% un 60% fueron perpetrados inicialmente por la esposa/novia.

G.A: —»Fíjese que tanto en Alemania como en España, en estos Institutos de la Mujer, se mantiene que esta violencia es sólo ejercida por el hombre. ¿Qué le parece? Lo que están haciendo es encubrir a las mujeres violentas y provocar la ruptura definitiva, en vez de ayudar. Lo que nos preguntamos con este estudio es, entonces, ¿qué deberíamos hacer con las mujeres violentas y agitadoras y los hombres desprotegidos ante esta situación?»

«Los estudios realizados en los EEUU arrojan muy parecidos resultados. Así que ni un género es más culpable que el otro de la violencia, ni uno dice la verdad y el otro miente, como sostienen las feministas, sino que ambos recurren a la mentira, y ambos a la violencia. Ambos también puede llegar a unas posturas razonables y superar juntos los malos tiempos, y aquí es donde viene los intermediadores y los consejeros, para procurar bien una reconciliación o una separación de mutuo acuerdo y sin violencia, poniendo énfasis en un pasado que fue mejor, y que el hombre, el más perjudicado en estos casos, no tenga por qué perder sus hijos de manera irremediable. Lo que muestra el estudio americano como el nuestro, es que estos Institutos de la Mujer lo único que consiguen, en la práctica totalidad de los casos, es encubrir a la mujer violenta y en no poco, incitarlas a mostrar mayor agresividad contra sus parejas. La ayuda profesional y objetiva no está entre sus metas. Lo que hacen es convencerla de que ella, mujer, es una victima, contra la que el hombre y la sociedad ejercen su violencia. Como se ve no hay ayuda psicológica por ningún lado sino una persuasión política e ideológica extrema. Lo que hacen es el elevar el narcisismo de la mujer y que se sienta con superioridad moral contra el resto del mundo, una mezcla de elitismo de género y autovictismo. Estas casas de la mujer utilizan pues una retórica violenta y pseudocientífica anti-patriarcal. Y aún así, sostienen que es mejor los resultados que consiguen ellas que puedan conseguir consejeros y terapeutas profesionalmente entrenados de ambos sexos.»

«A partir de estos resultados evidenciados por una mayoría aplastante de los estudios, se sigue una consecuencia lógica: hay que cerrar las casas de mujeres, los institutos de la mujer y los Ministerios de Igualdad pues, lejos de ayudar a la separación amigable o la reconciliación, encubren la violencia fémina y provocan la criminalización del hombre. Recordemos además, que cuando el hombre golpea a la mujer, o ésta lo hace a éste, caso más probable, los hijos también suelen ser golpeados. Y niños apalizados, tanto por el hombre como por la mujer, serán en muchos casos, a su vez, violentos con sus familias. Exculpar a la mujer de todo sólo lleva a la perpetuación de la agresividad familiar transgeneracional».

A: —¿Qué es entonces lo que necesitamos, de acuerdo a estos estudios?

G.A: —Pues necesitamos consejeros, terapeutas, mediadores profesionales en conflictos familiares profesionalmente formados, que ayuden a ver objetivamente la situación de violencia generada en la familia, que protejan a los hijos en caso necesario, no sólo de la violencia del padre, sino en muchos casos de la de la madre. Que ayuden a romper así el ciclo perpetuo de violencia que se transmite de una generación a otra. Necesitamos despolitizar todo este campo, y que expertos y gente de la universidad no tengan prohibida la libertad de pensamiento y puedan revelar los resultados de estos estudios científicos al público. Por supuesto, mientras sigan existiendo Institutos de la Mujer y Ministerios de Igualdad con una ideología feminista extrema, la situación se mantendrá sin mejora alguna».

A: —Muy bien, Gerhard Amendt, gracias por esta entrevista.

Y a los lectores, encantados de que nos veamos por aquí de nuevo.

Gerahrd Amendt

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

LA MUJER MALTRATADORA

El tabú silenciado

 

Todos conocemos el grave problema del maltrato físico o emocional que muchos hombres infligen a sus mujeres. Pero hay también otra plaga, no menos extendida, que es la violencia emocional o física de muchas mujeres contra sus parejas masculinas. Como ya existe abundantísima información sobre el primer asunto, examinaremos aquí con cierto detalle el segundo -un drama tabú-, a fin de obtener una visión más completa de la terrible violencia doméstica (1).

Ante todo, cabe entender toda violencia familiar como un síntoma neurótico surgido de profundos conflictos emocionales de sus miembros, y a menudo de severas patologías de la personalidad. En el caso de las mujeres, además, es un hecho que muchas de ellas no se emparejaron desde un principio a partir de un genuino amor a su pareja -y ni siquiera al varón en general o con unas mínimas aptitudes para la empatía y la convivencia-, sino desde apremiantes necesidades prácticas o neuróticas (p.ej., huir de la familia, vacíos emocionales, embarazo no deseado, deseo de tener hijos, interés económico, imitación social, etc.)  (2). Así, tras las primeras semanas de romance y en cuanto la mujer asume su nuevo estatus de casada (o incluso desde mucho antes), muchas de ellas comenzarán a descargar sus amarguras inconscientes contra su chivo expiatorio más cercano: sus maridos. (Y, por supuesto, también contra sus hijos (3) u otras personas e incluso contra sí mismas. Pero éste es un tema que no abordaremos aquí). Comenzará, entonces, la pesadilla secreta de los hombres maltratados.

La conducta de estas mujeres es siempre la misma: culpan de forma exclusiva, continua y desproporcionada a sus parejas masculinas de los problemas inherentes a toda convivencia, presentándose ellas mismas como las víctimas ajenas e inocentes de todo. No hay diálogo, no hay autocrítica, no hay afecto, no hay disculpas; la percepción de la mujer es siempre inequívoca y furiosa: «¡es por tu culpa, eres un egoísta, eres un inútil, eres un idiota, eres un desagradecido, eres un hp…! Y desfoga inagotablemente contra él toda su rabia y su desprecio.

Si el hombre se muestra cariñoso, se burla de él («eres un pesado, eres un crío, siempre estás con el sexo, sólo piensas en ti»). Si se defiende, entonces lo amenaza («a mí no me hables así, tú qué te has creído, te denunciaré»). Si se repliega sobre sí mismo para protegerse, se queja («no me haces caso, me tienes abandonada, nunca me has querido»). Y si el hombre, demasiado inmaduro y dependiente de la figura femenina (a causa de sus carencias maternales y sexuales), se rinde definitivamente y se somete mansamente a su mujer, entonces ella aún lo detesta más («eres débil, eres patético, un calzonazos, me das asco»). Etcétera. De modo que, haga él lo que haga, ella siempre encontrará la manera de deformar la realidad para justificar su compulsiva necesidad de agredirlo y humillarlo(4)

En los casos moderados, estas mujeres son simplemente mandonas, exigentes, desdeñosas y manipuladoras con sus parejas (5). Cuando, en cambio, su narcisismo es ya patológico (p.ej., sufren verdaderos trastornos de personalidad), su violencia emocional será terrible (6), y también puede ser fácilmente física (bofetadas, arañazos, patadas, golpes con objetos, amenaza con objetos punzantes o armas, etc., e incluso homicidio). Pero, muy significativamente y a pesar de tanto dolor y odio, no suelen hacer nada para separarse de sus maridos, ni tampoco están dispuestas a renunciar a los bienes -dinero, lujos, prestigio social, amistades- que su «enemigo» pueda proporcionarle. Más aún, algunas de estas mujeres, aun pudiendo trabajar, no quieren hacerlo, O, si trabajan, guardan su dinero para sí mismas negándose a veces a compartir los gastos domésticos, con la excusa de que su pareja debe mantenerlas en «justa compensación por lo mucho que sufren por su culpa». Este tipo de actitudes demuestra claramente la psicodinámica narcisista y explotadora en todos los sentidos (emocional, económico, a veces incluso sexual) de estas mujeres (7). Obviamente, cuanto más dinero gana el hombre, más feroz puede ser esta explotación.

Ante semejante situación, muchos hombres buscarán consciente o inconscientemente el amor y el sexo en otra parte, es decir, tenderán a ser infieles. Cuando son finalmente descubiertos (lo que suele ocurrir, a menudo porque ellos mismos buscan inconscientemente el castigo que creen merecer), la brutalidad más absoluta caerá sobre ellos. La esposa engañada, dolida, resentida, fuera de sí, gritará: «¡ya lo sabía yo, eres un canalla, todos los hombres sois iguales, ¿quién es esa p…?, ¡ella se va a enterar!», etc.. Y escenificará todo tipo de escándalos privados y públicos, manipulará y se entrometerá en las vidas de terceros, etc. La exageración de su respuesta dependerá también de su educación y de su entorno familiar y sociocultural.

¿Son los celos o el dolor ante la posible pérdida del amor de su pareja lo que motiva estos estallidos, como ellas piensan? En absoluto. El tormento de estas mujeres es la humillación insoportable de su inmenso orgullo herido, y la no menor frustración de haber perdido el control sobre la vida y la conducta del hombre, y que otra mujer pueda asumir este dominio. Porque, si la mujer violenta necesita sentirse omnipotente, ¿cómo podría sobrevivir emocionalmente sin una víctima a la que aferrarse? Hay, pues, un fondo de terror y envidia en la furia de la engañada. Y, llegada a este punto, suele reaccionar de dos maneras básicas: o bien aumentará su odio contra la pareja durante meses (o  años, por mucho que éste se haya arrepentido sinceramente mil veces). O bien exigirá el divorcio inmediatamente. Ambas reacciones demuestran su desvinculación afectiva básica respecto al hombre, es decir, su nulo interés inconsciente por conservar un «amor» que, en rigor, nunca existió. Los procesos legales de separación tenderán a ser extremadamente conflictivos y, debido a los  prejuicios sociales y las leyes ideologizadas, a menudo cruelmente abusivos contra el varón.

Muchos hombres, naturalmente, no soportarán este infierno (8). Algunos buscarán alivio en el alcohol, las drogas, la prostitución, el trabajo o los amigos -dando así más pábulo a su mujer-, o desarrollarán trastornos psicológicos severos (depresión, violencia, problemas laborales, disfunciones sexuales, etc.)… sin atinar, desde luego, a divorciarse. Pese a sus tormentos y a menudo desde graves inmadureces afectivas o problemas de personalidad, son infantilmente dependientes de su verduga, a la que sienten inconscientemente como una madre justiciera que, en realidad, «suele tener razón y les da su merecido» (9). Son hombres débiles, inseguros, inhibidos, sin autoestima (aunque puedan tener un gran brillo en lo social, profesional, etc.), y sufren en secreto sintiéndose habitualmente confundidos, culpabilizados, anulados por la esposa. Les cuesta mucho discernir qué sienten, qué piensan, qué desean hacer ellosmismos con su matrimonio y con su vida, con independencia de la voluntad de la mujer, que tienen interiorizada de forma obsesiva.

De momento, no les cabe esperar mucha comprensión por parte de la sociedad, que contempla su problema con incredulidad, ironía o indiferencia. Después de todo, ¿no es muy habitual la relación entre una mujer «de carácter» y un hombre «obediente»? ¿No se dijo siempre que ellas son «princesas» y «madres» y que siempre mandaron «en casa», mientras ellos «trabajan y pagan»? ¿Y no pensamos también que ellas son sensibles y amorosas por naturaleza, mientras que ellos son brutos, egoístas y educados para no llorar? ¿Por qué quejarse, entonces? Mientras «la sangre no llegue al río»…. Por eso, social y oficialmente, el sufrimiento masculino a manos de su mujer «no existe».

Pero el tabú de la mujer maltratadora no sólo es perjudicial para los hombres, sino también, obviamente, para ellas mismas. Para las relaciones entre los sexos. Para el amor y la creación de familias. Para la crianza y la felicidad de los hijos. Para la paz y la justicia social. Etcétera. Este tabú impide a mujeres y hombres concienciar y resolver las bases neuróticas de su sadomasoquismo compartido. Las mujeres violentas, como los hombres violentos, no lo son por maldad o por gusto, sino por tremendos déficits emocionales infantiles. A causa de ello son niñas vacías, inestables, rabiosas, desesperadas. Por eso necesitan un «huésped» al que aferrarse y violentar. Desgraciadamente, muchísimas de ellas -dada la aquiescencia social- jamás advertirán su problema. Sólo sus víctimas, a veces, llegarán a pedir ayuda terapéutica y/o legal.

Dejo, en fin, estas reflexiones con la esperanza de que ayuden a arrojar un poco de luz sobre un problema muy extendido y, por negado, doblemente dramático.

__

1. Ver «La violencia doméstica» (Zona de Autor), donde esbozamos algunas causas generales del problema. Por motivos didácticos, en este artículo nos referiremos tácitamente a los matrimonios, aunque el fenómeno es casi idéntico en cualquier tipo de convivencia. 
subir

2. Lo mismo sucede, obviamente, con muchos hombres. La psicodinámica de la violencia es similar en ambos sexos. subir

3. Una gran parte del maltrato emocional y físico en las familias, sobre todo contra los niños, proviene de sus madres. subir

4. Lo que caracteriza a la persona maltratadora no es que el otro no pueda ser también problemático (a menudo el maltrato es mutuo), sino que se siente por encima de toda autocrítica, de modo que cualquier posibilidad de comprensión, diálogo y solución está descartada de antemano. En realidad, la necesidad primordial inconsciente del maltratador/a es usar al otro/a como chivo expiatorio de su propia infelicidad intrínseca. Ver también «El narcisismo» (Zona de Autor)   subir

5. Un ejemplo cualquiera visto en la calle: una pareja joven sale de un centro comercial. Hace mucho frío. Él va cargado con cuatro grandes bolsas y ella camina a su lado con las manos cómodamente metidas en los bolsillos. De pronto, unas testigas de Jehová se les acercan, cambian unas palabras con la mujer y le entregan una pequeña revista. Las testigas de Jehová se van. Al momento, la revista cae de la mano de la mujer y ésta, metiéndose de nuevo las manos en los bolsillos, se detiene y ordena al chico: «recógela». Éste, refunfuñando, deja trabajosamente las bolsas en el suelo, obedece y le entrega la revista. subir

6. Por ejemplo, gritos, burlas, críticas, insultos, humillación privada y pública, indiferencia, coacciones, amenazas, prohibiciones, castigos, chantaje emocional y sexual, acoso físico y telefónico, mentiras, venganzas, destrozo de objetos personales, falsas acusaciones, falsas denuncias, celos paranoicos, envidias patológicas, lavado de cerebro, manipulación de los hijos, parientes y amigos, etc. subir

7. La persona narcisista, por definición, no puede vivir sin aferrarse y dominar/explotar al otro/a.  subir

8. Un infierno voluntariamente silenciado por la propaganda oficial, de raíz feminista. Que yo sepa, desde 2006 se oculta en España toda información oficial sobre la violencia femenina contra los hombres. Se considera ideológicamente que cualquier violencia cuya víctima sea una mujer es «cultural», machista, y no, como es lo habitual, neurótica, común a hombres y mujeres, y necesitada de urgentes medidas terapéuticas y psicosociales. Por eso, en la práctica, la agresiva lucha contra la llamada «violencia de género» no es más que una vana y destructiva caza de brujas. Ver textos recomendados más abajo.  subir

9. Casi siempre, en efecto, estos hombres sufrieron madres similares, o fueron criados bajo graves carencias, miedos o humillaciones que les hacen ahora «adaptarse» sin resistencias al maltrato. Lo mismo sucede con las mujeres violentadas, que también se resisten a separarse o vuelven a menudo con sus maltratadores

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL MAGISTRADO DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ENRIQUE LÓPEZ DIMITE TRAS SER PILLADO EN MOTO, SIN CASCO Y EBRIO

El juez Enrique López dimite tras ser pillado en moto sin casco y ebrio

El magistrado se había saltado un semáforo en rojo y cuadruplicó la tasa de alcoholemia

 

El magistrado Enrique López, en una foto de archivo. / uly martín

La carrera del magistrado del Tribunal Constitucional Enrique López se truncó este domingo a las 7.30 en un semáforo rojo del centro de Madrid. El juez, de 51 años, anunció a última hora de la tarde su dimisión en el tribunal de garantías tras ser sorprendido por la policía a lomos de su motocicleta sin casco y con una tasa de alcoholemia cuatro veces superior al máximo legal.

López, muy próximo al PP, a cuya sombra ha prosperado en la judicatura, se saltó un semáforo en rojo en la confluencia de la calle de Vitruvio con el paseo de la Castellana. En esa esquina estaba apostado el coche patrulla Z-53 de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Chamartín, cuyos agentes, tras advertir la doble infracción vial, salieron detrás del magistrado y le dieron el alto. Nada más apearse de la moto, López dio muestras evidentes de encontrarse bajo los efectos del alcohol.

Los policías nacionales, que no tienen competencias en materia de tráfico, reclamaron inmediatamente la presencia de una patrulla de la Policía Municipal. Un equipo de atestados de este cuerpo de seguridad realizó siete pruebas de alcoholemia al magistrado debido a que este “cortaba el soplido sin motivo aparente”. Los agentes le advirtieron de que su actitud podría ser considerada como una negativa a someterse al test, informa Efe. El primer examen arrojó un resultado de 1,12 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando la tasa máxima para los particulares para manejar vehículos de motor es de 0,25 miligramos por litro. Una segunda prueba de contraste, 18 minutos más tarde, ofreció un resultado inferior, pero también ilegal: 0,98 miligramos de alcohol por litro de aire.

Los hechos van más allá de una mera infracción administrativa. El artículo 372 del Código Penal contempla penas de tres a seis meses de prisión —sustituible por multa o trabajos comunitarios— y retirada del permiso de conducir de uno a cuatro años a aquel que “que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro”.

«Reconozco los hechos y asumo las consecuencias que tienen», afirmó tras conocerse la noticia

López no fue detenido por este supuesto delito contra la seguridad vial, que será instruido y juzgado por el Tribunal Supremo debido a la condición de aforado del magistrado. López pudo marcharse a su casa tras someterse a las pruebas de alcoholemia aunque su motocicleta quedó precintada ante la imposibilidad de que el miembro del Constitucional la condujera.

La noticia, adelantada por el diario Abc, se conoció a última hora de la mañana. En declaraciones a la agencia Efe, apenas seis horas después de ser interceptado por la policía, el magistrado López manifestó: “Reconozco los hechos y asumo las consecuencias que tienen”. Y añadió: “Hay circunstancias personales que podrían justificarlos pero que no vienen al caso”. A última hora de la tarde, López confirmó su intención de presentar hoy la dimisión ante el presidente del tribunal, Francisco Pérez de los Cobos.

Tras el incidente, López, uno de los miembros más marcadamente políticos de la judicatura española, se quedó solo. El PP, que en los últimos años ha visto a varios de sus líderes, como Esperanza Aguirre, Miguel Ángel Rodríguez o Ignacio Uriarte, implicados en sucesos de seguridad vial, guardó silencio sobre el caso de López, a quien el Gobierno colocó en el Tribunal Constitucional en junio de 2013 después de seis años de vetos del PSOE en el Congreso y el Senado. El propio Tribunal Constitucional evitó ayer pronunciarse sobre la conducta del magistrado, que consideró un “asunto privado”.

La salida de López no variará las relaciones de fuerzas entre el sector conservador y el progresista del Constitucional. En el pleno seguirá habiendo seis magistrados conservadores —además del voto de calidad de Pérez de los Cobos— y cinco progresistas. Además, el recambio del magistrado le corresponde directamente al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Dimite la concejala de Salud de Alcalá por conducir ebria

SUCESOS Dio positivo en el test de alcoholemia tras una accidente

Dimite la concejala de Salud de Alcalá por conducir ebria

Mercedes Gómez.

Mercedes Gómez.Ayuntamiento de Alcalá.

EUROPA PRESSMadrid

 03/06/2014

La concejala delegada de Cooperación e Integración, Familia, Salud y Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Mercedes Gómez Catalán, ha presentado su dimisión después de que el sábado pasado por la noche tuviera un incidente de tráfico y diera positivo en el control de alcoholemia, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras del caso.

Por su parte, el Consistorio de la ciudad complutense ha emitido un comunicado en el que se limita a la decir que Mercedes Gómez Catalán, que apenas llevaba dos años en el cargo, ha decidido presentar su dimisión «por motivos personales». La siguiente en la lista del PP para ocupar el cargo de concejal es la abogada Ana de Juan, que puede aceptar o rechazar el puesto.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Alcalá, entre sus responsabilidades en el Ayuntamiento, además de todas las concejalías anteriormente mencionadas, era concejal-presidenta de la Junta Municipal del Distrito V. Tomó posesión en el mismo pleno que el actual alcalde, Javier Bello, pues entró tras la dimisión de Bartolomé González.

Hace medio año, otra concejala del PP, esta vez de Alcorcón, tuvo que dimitir por circunstancias similares. Se trataba de la edil de Servicios Sociales, Discapacidad, Inmigración, Cooperación y Participación Ciudadana, Pilar Araque, que fue detenida en Nochebuena tras atropellar a una anciana y superar la tasa de alcoholemia

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

EL TSJ DE LA COMUNIDAD VALENCIANA CONFIRMA LA CUSTODIA COMPARTIDA A UN CONDENADO POR VIOLENCIA DE GENERO

El TSJ confirma la custodia compartida a un condenado por violencia de género

  • Un juzgado de Dénia impuso al padre trabajos en beneficio de la comunidad, que según sostenía la demandante constituye causa de exclusión de dicho régimen de custodia.

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano ha desestimado el recurso presentado contra una sentencia de la Audiencia de Alicante que otorgaba la custodia compartida de un menor a su padre, condenado por un delito de lesiones leves en el ámbito de violencia de género.

Según informa el TSJCV, el recurso no es admitido porque, como recoge la ley y de acuerdo con el criterio del fiscal, no hay ningún motivo de casación.

La sala, añade, es competente para revisar solo aquellos recursos de casación según unos criterios tasados por la norma, y no es una tercera instancia dedicada a revisar las sentencias de la Audiencia Provincial de Alicante.

La sentencia recurrida confirmaba el fallo del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Dénia, que establecía que la patria potestad del menor sería ejercitada de forma compartida por ambos progenitores, y que la guardia y custodia sería ejercida bajo el régimen de custodia compartida.

La madre había solicitado la guarda y custodia de su hijo, y que se fijara como régimen de visitas a favor del padre el que se estableció en el auto que resolvía la orden de protección, y que se fijaba en fines de semana alternos y un día entre semana.

La Audiencia, sin embargo, consideró que «no se apreciaba» que la concesión de la custodia compartida entrañase un «riesgo objetivo para los hijos o para el otro progenitor».

El TSJCV declara en su auto, hecho pública hoy, que mediante la formulación del motivo se pretende una alteración de la base fáctica, no sujetándose a la declaración de hechos probados de la sentencia recurrida, y que «excede» el ámbito de aplicación del recurso de casación, por lo que procede su «inadmisión».

La recurrente argumentaba también que la sentencia recurrida «infringía» el artículo 92.7 del Código Civil, que establece que «no procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad o indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos».

El TSJCV considera que la inadmisión del primer recurso determina de plano la del segundo, declara la firmeza de la sentencia e impone a la recurrente las costas y la pérdida del depósito consignado para recurrir.

Enlace:http://www.lasprovincias.es/sucesos/201405/28/confirma-custodia-compartida-condenado-20140528172109.html

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Accede la Sala a la guarda y custodia compartida de los hijos menores del matrimonio que garantiza el modelo existente antes de la ruptura conyugal.

 
Diario del Derecho. Edición de 04/06/2014

Accede la Sala a la guarda y custodia compartida de los hijos menores del matrimonio que garantiza el modelo existente antes de la ruptura conyugal.

El TS casa la sentencia recurrida que denegó la medida de guarda y custodia compartida de los hijos menores del matrimonio, y que había sido acordada por el Juzgado de 1.ª Instancia. A juicio de la Sala la valoración del interés de los menores no ha quedado adecuadamente salvaguardado y la solución aplicada en la resolución impugnada no ha tenido en cuenta ninguno de parámetros imprescindibles para determinar el régimen de custodia aplicable, que pueda asegurar el adecuado desarrollo evolutivo, estabilidad emocional y formación integral del menor y, en definitiva, aproximarlo al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial, garantizando al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que sin duda es lo más beneficioso para ellos.

 

Iustel

TRIBUNAL SUPREMO

Sala de lo Civil

Sentencia 761/2013, de 12 de diciembre de 2013

RECURSO DE CASACIÓN Núm: 774/2012

Ponente Excmo. Sr. JOSE ANTONIO SEIJAS QUINTANA

En la Villa de Madrid, a doce de Diciembre de dos mil trece.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al margen indicados, el recurso de casación y extraordinario por infracción procesal contra la sentencia dictada en grado de apelación por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Málaga, como consecuencia de autos de juicio de modificación de medidas provisionales, seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número 6 de familia de Málaga, cuyo recurso fue preparado ante la citada Audiencia por la representación procesal de don Casiano, la procuradora doña Bárbara Egido Martín. Habiendo comparecido en calidad de recurrido la procuradora doña Lourdes Fernández Luna, en nombre y representación de Agueda. Es parte el Ministerio Fiscal.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO.- 1.- La procuradora doña Rocio López Ruano, en nombre y representación de don Casiano interpuso demanda de juicio de modificación de medidas, contra doña Agueda y alegando los hechos y fundamentos de derecho que consideró de aplicación, terminó suplicando al Juzgado se dictara sentencia por la que estimando íntegramente la presente demanda declare la modificación de las medidas vigentes por cambio sustancial de las circunstancias, decretando:

La reducción de la pensión alimenticia a favor de los hijos comunes fijandola en 500 euros mensuales, 250 euros para cada uno de ellos, revisable anualmente conforme a las variaciones que experimente el IPC.

La atribución conjunta y compartida de la guarda y custodia de los menores a ambos progenitores, alternado su estancia con los mismos cada semana, amén de compartir por mitad las vacaciones escolares o alternativamente permanezcan con la madre lunes y miércoles y con el padre martes y jueves desde la salida del colegio al siguiente dia en que tendrá que llevarlos de nuevo al centro escolar, alternando ambos progenitores los fines de semana desde el viernes al lunes y mitad de todas las vacaciones escolares.

El Ministerio Fiscal presentó escrito contestando la demanda alegando los hechos y fundamentos que estimó de aplicación y terminó suplicando se dicte sentencia conforme a lo que resulte probado y en base a los preceptos invocados.

2.- La procuradora doña Rosa Maria Mateo Crossa, en nombre y representación de doña Agueda, contestó a la demanda y oponiendo los hechos y fundamentos de derecho que consideró de aplicación, terminó suplicando al Juzgado dictase en su día sentencia por la que se desestime íntegramente la demanda presentada declarando no haber lugar a la modificación de las medidas solicitada, con expresa condena de costas a la parte actora por su temeridad.

3.- Previos los trámites procesales correspondientes y práctica de la prueba propuesta por las partes y admitidas la Ilma. Sra. Magistrada-Juez del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Málaga, dictó sentencia con fecha 16 de marzo de 2010, cuya parte dispositiva es como sigue: FALLO:Estimando en parte la demanda de modificación de medidas interpuesta por D. Casiano contra D.ª Agueda, debo declarar y declaro haber lugar a la modificación de las medidas en el sentido siguiente:

Ambos hijos menores, permanecerán bajo custodia de ambos progenitores, que la compartirán, así como la patria potestad y responsabilidad parental sobre los mismos.

Sin perjuicio de que ambos progenitores puedan repartir el tiempo de mutuo acuerdo en la forma que estimen conveniente, a falta de este, los menores permanecerán con cada uno de sus progenitores durante una semana. El intercambio de los menores se verificará los lunes, de modo que el que tenga a los menores los dejará en el centro escolar en el horario de inicio de la jornada escolar, y el otro los recogerá a la salida de clase ese día.

Si un lunes fuese festivo, o no hubiera colegio por cualquier causa, el intercambio se verificará en el domicilio del progenitor que no tenga consigo a los hijos, y que le corresponda iniciar el periodo semanal, a las 12’00 horas, siendo llevados y entregados por el que progenitor que tiene consigo a los menores hasta dicho momento.

Los meses de julio y agosto seguirán el mismo régimen, si bien los periodos de estancia serán quincenales, y en caso, de acuerdo entre los progenitores, mensuales.

El uso y disfrute del domicilio familiar debe continuar atribuido a la Sra Agueda. Este se fija como domicilio de los menores a todos los efectos legales.

La amortización mensual que grava la vivienda familiar será a cargo de ambos propietarios, al 50%.

No se establece pensión alimenticia, de modo que cada progenitor se hará cargo de los menores en los periodos que éstos estén bajo su cuidado

No obstante, el actor asumirá íntegramente los gastos escolares y relacionados con su formación escolar, y de actividades extra escolares

Los gastos extraordinarios, entendiendo por tales, sólo los médicos no cubiertos por la Seguridad Social, y otros imprevisibles de naturaleza análoga, serán al 50% entre los progenitores previa justificación del gasto.

De existir divergencias en relación a la satisfacción de las necesidades de los hijos, podrá establecerse una pensión a favor de uno u otro progenitor respecto al otro, en el procedimiento de modificación de medidas correspondiente.

No es procedente la expresa condena en costas a ninguna de las partes que abonarán cada una las causadas a su instancia y las comunes, por mitad.

SEGUNDO.- Interpuesto recurso de apelación por la representación procesal de don Casiano, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Málaga, dictó sentencia con fecha 29 de noviembre de 2011, cuya parte dispositiva es como sigue: FALLAMOS: Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la procuradora Doña Rosa María Mateo Crossa en nombre y representación de Doña Agueda, y desestimando la impugnación que por vía de contestación al recurso fomiuló la Procuradora Doña Rocío López Ruano en la que ostenta de Don Casiano, debemos revocar y revocamos la sentencia dictada el día dieciséis de marzo de dos mil diez por el Juzgado de Primera instancia n° Seis de Málaga en el Juicio de Modificación de Medidas n° 531 de 2009, y en su consecuencia declaramos no haber lugar a la demanda de modificación realizada por la representación citada del referido Don Casiano, al que imponemos las costas de la primera instancia y las devengadas por su impugnación en la alzada, sin que haya lugar a hacer expresa condena en costas por la apelación principal efectuada.

TERCERO.- Contra la expresada sentencia interpuso recurso extraordinario por infracción procesal la representación procesal de don Casiano con apoyo en los siguientes MOTIVOS:PRIMERO.- Por infracción de las normas procesales reguladoras de la sentencia, en concreto de los artículos 218.2. y 222.2. de la LEC. SEGUNDO.- Infracción de las normas legales que rigen los actos y garantías del proceso cuando la infracción determinare la nulidad conforme a la ley o hubiere podido producir indefensión, concretamente del art. 775.1. de la LEC. TERCERO.- Por vulneración en el proceso civil de derechos fundamentales reconocidos en el art. 24 de la Constitución y 39.4. de la CE.

Igualmente se interpuso recurso de casación con apoyo en los siguientes MOTIVOS:PRIMERO.- Al amparo del art. 477.2.º.3.º, al haberse tramitado el proceso en razón a la materia regulada en el libro IV, título I de le LEC y presentando la resolución del recurso interes casacional por infracción del 92.7, 8 y 9 del Código Civil, en su redacción dada por Ley 15/2005 de 8 de julio, art. 2 y 9 de la LO 1/96 de Protección Jurídica del Menor y art. 91 in fine del CC, por oposición de la sentencia recurrida a la doctrina jurisprudencial del Tribunal Supremo.

Por el Ministerio Fiscal se interpuso recurso extraordinario por infracción procesal con apoyo en los siguientes MOTIVOS:PRIMERO.- De conformidad con lo dispuesto en el art. 460.1. 4.º de la LEC, al considerar vulnerado el contenido del art. 24.2.º de la Constitución Española, derecho a utilizar los medios de prueba pertinentes para la defensa, con afectación directa en el interés de los menores. SEGUNDO.- De conformidad con lo dispuesto en el art. 489.1. 4.º de la LEC, al considerar vulnerado el contenido del art. 24 1.º de la Constitución Española, derecho a obtener la tutela judicial efectiva y por tanto necesidad del Tribunal sentenciador de oir a los menores.

Igualmente interpuso recurso de casación por infracción del art. 92.8 del Código Civil en su actual regulación introducida por la Ley 15/05 de 8 de julio y ello en cuanto a lo que debe entenderse por interés del menor en la atribución de la guarda y custodia compartida, asi como la existencia de jurisprudencia contradictoria en las diferentes Audiencias Provinciales.

Remitidas las actuaciones a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, por auto de fecha 29 de enero de 2013 se acordó admitir los recursos interpuestos y dar traslado a las partes para que formalizaran su oposición en el plazo de veinte dias.

2.- Admitidos el recursos y evacuado el traslado conferido, la procuradora doña Lourdes Fernández-Luna Tamayo, en nombre y representación de doña Agueda y por la procuradora doña Barbara Egido Martín, en nombre y representación de don Casiano, presentaron escrito de impugnación a los mismos.

Admitido el recurso y evacuado el traslado conferido al Ministerio Fiscal presentó escrito interesando se deniegue la admisión de las pruebas documentales aportadas con el escrito de impugnación de los recursos por la representación procesal de doña Agueda.

3.- No habiéndose solicitado por todas las partes la celebración de vista pública, se señaló para votación y fallo el día 20 de noviembre del 2013, en que tuvo lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. D. Jose Antonio Seijas Quintana,

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- La sentencia de la Audiencia Provincial denegó la medida de guarda y custodia compartida de dos hijos menores del matrimonio, de 14 años de edad, que había acordado el Juzgado de 1.ª Instancia, con un doble argumento: «los chicos tienen perfectamente cubiertas sus necesidades económicas y afectivas conviviendo con su madre, y la relación con su padre se desarrolla amplia y satisfactoriamente con el generosos régimen de visitas que la sentencia en que se fijaron las medidas señaló y que incluye un sistema de visitas entre semanas en aquella en las que no le corresponde estar con el padre el fin de semana». Estos datos no son considerados suficientes para alterar las medidas por más que » hayan cesado los enfrentamientos que a raíz de la ruptura de la pareja originó la controversia en la jurisdicción penal «, lo que se considera » evolución normal y civilizada de la situación entre los progenitores que deberían buscar la armonía en beneficio de los menores, cuya responsabilidad es común», no siendo novedoso «que los hijos deseen compartir su vida con su padre y con su madre, pues esto ya existían cuando se fijaron las medidas».

El Ministerio Fiscal ha informado en todo momento a favor de la guarda y custodia compartida y recurre la sentencia junto a don Casiano. Ambos formulan un doble recurso: extraordinario por infracción procesal y de casación.

De los dos recursos únicamente va a ser analizado el de casación por razones obvias, dado que sin alterar los hechos de la sentencia, es posible una calificación jurídica distinta que hace innecesario pronunciarse sobre el primero en el que la exploración de los menores practicada en la instancia resulta suficiente para conocer sus intenciones en el sentido expresado en la sentencia del Juzgado; sin que sea pertinente la aportación documental interesada en este recurso como prueba pues, en efecto, los documentos aportados no son, en principio, «decisivos» para la resolución de la cuestión planteada, a los efectos del art. 271.2. LEC, y más allá del de la exploración de los menores -en la que éstos que manifiestan su voluntad de continuar en el régimen de custodia compartida acordado en Primera Instancia en trámite de modificación de medidas, revelan meros efectos o consecuencias procesales derivados de la sentencia dictada en segunda instancia, y que es objeto de impugnación en los recursos formulados.

SEGUNDO.- Ambos recursos se fundan en la infracción del artículo 92.8 del Código Civil, así como el artículo 91, por lo que se refiere al cambio de circunstancias, en cuanto a lo que debe entenderse por «interés del menor» en la interpretación de esta Sala para la adopción de un sistema de guarda y custodia compartida, a la que se opone SSTS 8 de octubre 2009, 1 de octubre y 11 de marzo 2010 y 7 de julio de 2011 ). Se citan también sentencias de Audiencias Provinciales en el mismo sentido y se combate el razonamiento de la sentencia que se tacha de incompleto e inadecuado, puesto que no hace mención alguna a los requisitos expuestos por la jurisprudencia, teniendo además en cuenta que durante diecisiete meses se ha desarrollado sin problema alguno el régimen de guarda y custodia compartida.

Se estiman.

La sentencia de 29 de abril de 2013 declara como doctrina jurisprudencial la siguiente: «la interpretación de los artículos 92, 5, 6 y 7 CC debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven. Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea».

Es decir – STS 19 de julio 2013 -, se prima el interés del menor y este interés, que ni el artículo 92 del Código Civil ni el artículo 9 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, definen ni determinan, exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel.

Pues bien, lo que la sentencia dice es que no ha habido cambio de circunstancias porque los menores tienen perfectamente cubiertas sus necesidades económicas y afectivas conviviendo con su madre, y la relación con su padre se desarrolla amplia y satisfactoriamente con un generoso régimen de visitas.

La sentencia reconoce también que existe entre los progenitores un vínculo afectivo normalizado, y que los hijos quieren compartir su vida con su padre y con su madre. Omite, sin embargo, que como consecuencia de la ejecución de la sentencia durante diecisiete meses se ha desarrollado sin problema alguno el régimen de guarda y custodia compartida.

Sin duda, la valoración del interés de los menores no ha quedado adecuadamente salvaguardado y la solución aplicada en la resolución recurrida no ha tenido en cuenta ninguno de parámetros imprescindibles para determinar el régimen de custodia aplicable, que pueda asegurar el adecuado desarrollo evolutivo, estabilidad emocional y formación integral del menor y, en definitiva, y aproximarlo al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial, garantizando al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos en la última etapa de su infancia, lo que sin duda parece también lo más beneficioso para ellos.

TERCERO.- La estimación del recurso formulado determina la casación de la sentencia. Al asumir la instancia, se ratifica la sentencia del Juzgado y no se impone a ninguna de partes las costas del recurso extraordinario por infracción procesal, que se deja sin resolver por innecesario, y del de casación, de acuerdo con lo establecido en el artículo 398.1 LEC, que se remite al artículo 394 LEC.Tampoco se hace especial pronunciamiento de las causadas en ninguna de las instancias.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

FALLAMOS

1.- Sin entrar a resolver sobre el recurso de extraordinario por infracción procesal, debemos declarar y declaramos haber lugar a los recursos de casación formulados por don Casiano, contra la sentencia dictada por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Málaga en fecha de 29 de noviembre de 2011, en el rollo de apelación 21/2011.

2.º Se casa y anula la sentencia recurrida.

3.º En su lugar se repone íntegramente la sentencia dictada por el Juzgado de 1.ª Instancia núm. 6 de Málaga, de 16 de marzo de 2010.

4.º No se imponen las costas causadas por los recursos extraordinarios por infracción procesal y de casación a ninguna de las partes litigantes.

5.º No se hace especial imposición de las costas causadas en ambas instancias.

Líbrese a la mencionada Audiencia la certificación correspondiente, con devolución de los autos y rollo de apelación remitidos.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos Francisco Marin Castan.Jose Antonio Seijas Quintana. Francisco Javier Arroyo Fiestas. Xavier O’Callaghan Muñoz.Firmado y Rubricado. PUBLICACIÓN.- Leída y publicada fue la anterior sentencia por el EXCMO. SR. D. Jose Antonio Seijas Quintana, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando Audiencia Pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma, certifico.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Una tesis doctoral de la Universidad de Murcia alerta sobre el riesgo de la utilización de los hijos tras la separación

MURCIA, 21 May. (EUROPA PRESS) –

   Una tesis doctoral realizada en la facultad de Medicina de la Universidad de Murcia ha alertado sobre los riesgos y consecuencias que puede tener la utilización de los hijos tras la separación matrimonial si uno de los cónyuges los emplea para causar daño al otro.

   La tesis doctoral, con la que su autor, Francisco Carrillo Navarro, ha obtenido la calificación de sobresaliente ‘cum laude’, añade que uno de esos peligros es el desencadenamiento del síndrome de alienación parental, según han informado fuentes de la institución docente.

   Frente a ese riesgo, el estudio, que analiza la custodia compartida y los conflictos éticos y legales que surgen tras la separación, comenta que la custodia compartida puede constituir un factor protector, sobre todo, si es concebida como un modo de mejorar las relaciones padres-hijos.

   El divorcio con custodia compartida, señalan las conclusiones de la tesis doctoral, «produce dilemas éticos específicos que aumentan con la sentencia dictada por el Tribunal Supremo en 2013».

   El Alto Tribunal avaló en su sentencia la custodia compartida como regla general siempre que la misma no resulte perjudicial para el menor, que debe ser siempre el interés preferente.

   Este trabajo de investigación, que fue dirigido por el catedrático Aurelio Luna, concluye también con una serie de propuestas que se ofrecen a los pediatras para que puedan hacer uso de las mismas cuando se enfrenten a los problemas derivados de la separación.

Enlace:http://www.europapress.es/murcia/noticia-tesis-doctoral-universidad-murcia-alerta-riesgo-utilizacion-hijos-separacion-20140521150546.html

Publicado el por ASOCIACIÓN DE DAMNIFICADOS POR LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO | Deja un comentario